Juan Pablo Vargas Rollano | Bolivia

Etiquetas:    


BiografíaPublicacionesAutores Recomendados

Juan Pablo Vargas Rollano es escritor, profesor de literatura, amante del ejercicio, la cocina y la poesía: un q’iwa millennial que camina mirando las estrellas. Ha publicado diversos estudios sobre literatura boliviana en la colección La crítica y el poeta (del Instituto de Investigaciones Literarias de la UMSA) y en Classica Boliviana (revista de la Sociedad Boliviana de Estudios Clásicos), además de textos de opinión coyuntural en La Razón, Muy Waso, Jichha y World Crunch. Es Director de Contenido en la organización educativa Zera Bolivia.

  • Anancias espirituales, Editorial 3600, 2022 (1er lugar Premio Franz Tamayo 2021).
  • Q’iwa, ciberpoemario en Instagram @juanpablovargasrollano
  • El presterío de las clandestinas, historias de luchas y juntuchas. La Paz: Asociación con Alas Propias (ASCAP)/Fondo de Mujeres Bolivia APTHAPI JOPUETI, 2022.
  • Gabriela se dice de tres formas, Editorial Almatroste, 2023.

  • Quya Reyna.
  • Edgar Soliz Guzmán.
  • Gabriela Wiener.
  • Raymundo Quispe.

 

Juan Pablo Vargas Rollano

 

Del libro Anancias espirituales

 

 

PRIMERA SEMANA

 

Dejame eyacular tu nombre

en mi oración de la mañana,

quitate la estola de certeza,

la piedra de la nuca

y alzá el cuello con mi voz.

Preso de mi santidad en el espejo

te lo ruego

sacame las esposas,

comulgame la palabra,

purgame de una vez las contriciones,

hazme creatura de mí mismo,

pijchame hostias de sangre viva,

dame alas de paloma imaginaria.

Mirá esa Diosa que te observa,

palillo en mano,

para tejerte el cuerpo.

Mirá ese Dios que te santigua,

palillo en mano,

para sacarte el cuerpo.

Aceptá la bendición divina,

embalsamá tu santidad obligatoria,

cremate la careta de creyente

y dibujá mi rostro en el espejo.

 

 

TERCERA SEMANA

 

Macho 🍺 25

a 544 metros de distancia

Sólo varoniles delgados blancos

Tribes: Macho, Cuero

Pronombres: Él/Su/Suyo

No soy varonil ni delgado ni blanco

            ni disfruto del cuero ni tengo pronombres.

Y, sin embargo, ahí estuvo él.

Observado en los espesores citadinos,

esquina obscura que silencia

la sexualidad culposa de los cuerpos invisibles.

Hacer de la ciudad

una caverna subterránea que desnuda

los irises, las lenguas, los glandes

centelleando del bóxer al pantalón;

una lucidez de vodka rabioso

y entrañas palpitantes;

un vaivén del engaño cotidiano del día

a la maricona realidad del cuerpo.

Sacarle de esas cajas del rincón

la sexualidad en sombras de deseo,

el esperma pululante de la mirada,

y los ojos sedientos de aromas

a néctar viril exudado del pistilo.

 

 

CUARTA SEMANA

 

En el principio estaba el logos,

y tú, más temprano que tarde,

te reconociste en la mirada de la letra.

Ella, toda dispuesta, te dio las llaves

de la cárcel que habitan los mortales.

Ensangrentado, raptada, ultrajade,

cerraste las rejas con candado:

presa te observo,

preso devoro tus entrañas celestiales,

prese me reconozco en ti.

En el principio estaba el logos,

y tú, más temprano que tarde,

te quitaste la espada del corazón latiente

para usarla de plumasanta

en tus escritos,

trepaste a los olimpos todos y me recordaste

la cárcel de los sentidos

que me apresan,

el vértigo que me impide

el montañismo celestial

y mi beatificación

de marica sin martirios.

Quisiera,

Juan Pablo,

lamerte el dedo sin codicia,

hacerte mío en suspiros asfixiados,

violentos sustratos de piel,

olor a excremento y sabor a sal;

saberte ingenuo

y saborear tus equivocaciones,

agarrarme de tus lecturas

y robarte tus escritos;

quisiera abrasar mi sexo

en cada palabra tuya

y desangrar mis hojas

en tu piel de santo.

Quisiera,

Juan Pablo,

vestirnos de pastores

y comprarnos un cocal,

subir por la montaña

hacia el pan inalcanzable

y vencer,

juntos y honestos,

plácidos y encabronados,

la tentación peligrosa de ser santos.

Si supieras de mí,

Juan Pablo,

te asomarías al paisaje casi inevitable

del esperma hecho morfema de concreto

Desearía rozarte el cuerpo de la finitud,

darte sin cortinas mi mirada ventanal,

tocarte con mis brazos de concreto

y hacerte escuchar,

penetrante entre tus sienes,

el plañir del campanario erecto.

Desearía

fecundarnos el uno al otro:

semen en semen,

dar a luz

ensangrentada,

la palabra.

 

 

Del ciberpoemario Q’iwa:

 

 

Del libro Gabriela se dice de tres formas

 

[exordio]

 

quisiera gritar un parto amante

en cuerpo de cegada niña

ofrecer gimiendo en las esquinas

mi leche de subsidio con sabor a silicona

en vez de la vagina virgen que no tengo

 

quisiera cruzar las piernas de media nailon

y presumir teñido rubio

vendiendo fruta en el mercado

 

quisiera bailar de chola en cada preste

y sonreír borracha un diente de oro

 

quisiera blanquear los ojos, bien jailona

a las indias y a las putas

presumir mis hostias inconfesas

y mis hijos estudiando en el extranjero

 

quisiera caminar de blanco hacia el altar

y sonreír para la foto

 

quisiera gemir rosarios de cincuenta tetas,

farrearme con agua bendita

hacer sonar el tacón de punta

a mitad de la misa del domingo

 

quisiera decir un padrenuestro bien creyente
en lengüita monjil de confesión

 

quisiera ser la firma en la demanda de divorcio

el anillo del dedo anular de tu mujer

o los cien pesos que le pagas al guardia

por callar su lengua cada que me ve

 

pero no soy ninguna de esas

 

en cualquiera de esos cuerpos pues

quisiera haber parido con dolores

los hijos insolentes que me invento cada noche

 

en cualquiera de esas piernas pues

quisiera haber cruzado el uno sobre el otro

cada uno de los martirios que silencian mi deseo

 

en cualquiera de esos ojos pues

quisiera ver ese cosmos de mujer coqueta

donde se entretejen los cuerpos y las voces

de la madre, la virgen y la india que no me dejan ser

 

en ese apthapi enorme de mujeres

de sol empollerado y luna menstruante

en ese aguayo que se abre siempre

con wawitas lindas y picantes fuertes

en ese colchón fértil de los partos

donde muchas se hacen la mujer que quieren

 

ahí siempre

 

ahí sólo la puta me sonríe

ahí sólo la puta me presta su tacón

ahí sólo la puta me abraza

en su lengua femenina

y me enseña a abrir las piernas

al cariño en forma de moneda

y a la verga en filo de puñal

 

ahí donde la madre negó ser madre

y me vistió con ropas de varón

ahí donde el padre me quiso parir machito

a puñetazo limpio de violaciones

ahí donde el hermano grande de mis deseos

me partió el labio en la palabra maricón

 

ahí siempre

 

ahí sólo las putas me enseñaron a tejer

pelar papa, trenzar tullmas y dar a luz

ahí sólo las putas me pusieron un sostén

y me ayudaron a hervirlo con sabor a silicona

ahí sólo las putas me enseñaron a sentirme amada

en el billete rugoso de cien pesos

que quiere darme clases de moral y biblia

en tu verga de siete centímetros

bien durita apuntando tu bolsillo

en tu aliento que hiede a carbón, eructo y morenada

en esa lengua que te besa con un pedo

y te perdona cada morete de tu cariñito hostil

 

ahí siempre yo

 

[peroración]

 

esa

la travita indecente de la esquina

la maleante del cuchillo en la cartera

y de los tacos que te antojas

 

esa

la que usa medias de red que no le quedan

por gorda, por hombre y por borracha

 

esa

la mariquita que no juega al fútbol

la que le pegabas por ch´iso en el recreo

la que te hacía sentir hombre con su culo

en el baño del colegio

 

esa

a la que hay que abrirle vaginas

en la espalda y en el hombro

a punta de cuchillo

 

esa

la que se merece que la violen

para hacerse hembra

 

esa

la trava que le escupes insultos

cuando quiere que la preñes

 

esa

la que te encantan sus tetitas nuevas

y su verga más grande que la tuya

 

esa

la que se viste de chola en los prestes

se aparece en tus sueños

y te hace más hombre con un beso

 

esa

esa misma soy yo

 

transpenetrada

transubstanciada

transescrita

y transtextuada

en mis gemidos de putero

 

me gusta

escribirme bien hembra

en la tinta que emana de tu verga

escuchar con la lengua bien dispuesta

cada chicotazo con que me acaricias

antes de hacerme el amor por dos pesos

de destrozarme en sangre sobre tus ojos

de empoderarme en las mentiras de mi cuerpo

 

me gusta

dibujarme un útero en la mirada del espejo

decidir un embarazo y un aborto en el mismo instante

escuchar las monedas que resuenan en tu torso

y recordar la fidelidad que he prometido

al guion que sale de tu boca

y me calla con un beso

 

me gusta ser yo

aunque el espejo me mienta

 

me gusta

sentir que me tatúas una horca fértil en el cuello

con el cordón umbilical que sale de mi vientre

 

me gusta

prolapsarme con el puño de tu rostro

inventarme vaginas en la selfi

y dos siliconas de rechazo ahorcándome el corazón

 

he aprendido a que me guste

estamparme en tus puños y cuchillos

tatuar sangrante una vagina que no existe

besarte enamorada cada vez que me contratas

 

apuñalame

vertime el cuerpo en la letra que no te alcanza

a decirme en pronombre femenino

ahorcame la palabra mujer

en el cromosoma que me falta

apuñalame un aborto en la panza

y amame de una vez

 

 

Inéditos (para un futuro poemario):

 

<html>

<título>0001</título>

<potencia=»alimentación»>

ayer me ha gritado el jefe

por guardar silencio inerte

de burocracias y garantías

por decir que la reunión de dos horas

podía resumirse en un email

por no persignarme

en la misa inaugural de la gestión

por no quedarme horas extra

en reuniones que no existen

por no chuparle el culo a los gerentes

ni lamerle el tacón a sus esposas

quiere que mande correos cada lunes

citando mil veces los instructivos que nadie lee

repitiendo el calendario operativo anual

recitando fechas, indicativos

y llamados de atención

deseando que todos tengan linda semana

acompañados de sus seres queridos

yo lo miro pensando que

a estas alturas de la vida

nadie distingue la burocracia pública

de la tecnoburocracia privada

ni los buenos deseos

de la manipulación empresarial

quieren que forme parte

del comité mixto de higiene

bienestar y seguridad ocupacional

que me van a posesionar

con aplausos en reunión general

que me van a mirar bonito los gerentes

que voy a ayudar al buen ambiente laboral

que no me van a aumentar ni un peso

que tengo que dar horas extras ad honorem

que de paso la jefa de puntos de venta

me va a mirar con desprecio los zapatos

quieren que me ponga

la camiseta de la empresa

pero no entiendo metáforas de fútbol

no sé si se compra, se alquila o se fabrica

igual nomás me descuentan

mensualmente por planilla

para la torta de los cumpleaños

para la caridad de navidad

y, claro que sí,

para la polera de la empresa

el jefe quiere que me invente

el hashtag de la gestión

#noalaapatía dice

#noalaindiferencia me dice

#noalaapatíanialaindiferencia me repite

quiere fingir

que es dios creador de mundos

y apenas puede

llegar a ser diosillo

que se juega cada tarde

al origami en papelitos de colores

me toca nomás hacerle caso

y formar parte del comité mixto de higiene

bienestar y seguridad ocupacional

porque si no me toca estar

en el de ecología y medio ambiente

gime el jefe de las angustias y los apuros

forma vocales que ni él mismo las entiende

gime angosto y sin placeres

blandiendo un puño de gelatina

inmóvil se queda en su altar de gerente

y me mira sin entender

mis comuniones de labial

y mis gritos de tacón

mi desplazarme eterna

en el asfalto de las calles

mi desglosarme anante

en versitos que pocos leen

mi tacharme a mí mismo

con la tinta de mis amantes

</potencia>

</html>

 

 

<html>

<título>0010</título>

<potencia=»voluntad»>

<amante=»coridón»><amado=»alexis»>

<hastío>

me he cansado

de amarte con la gota de semen

que resbala en el pliegue de la mano

y de cogerte con la gota de sudor

que dibuja una sonrisa en el semblante

me he cansado de besarte esa caries

que causa el mal aliento de la boca

y de dibujarte esa línea tan linda

que une la nalga con el muslo

me he cansado de escribir reglas

en el atril de la pizarra

de pedir perdón

con el reverso de los párpados

y de decir te amo

con el frenillo de la lengua

me he cansado de rasgar versos

del piso de machimbre

y de mirar al techo

clamando a un dios que no tiene whatsapp

me he cansado de manosear esa imagen

que cruza por la mente

sin ser escrita en el papel

y de oler esa carta de amor

que me lo ha escrito

el chat gpt para mandarte

me he cansado de desear esa pestaña

que se cae para la buena suerte

y de masticar ese trozo de uña

que se corta para la buena higiene

me he cansado del verso intertextual

y de los ejercicios de estilo a lo queneau

de reunirme con otros lectores

a decirnos lo inteligentes que somos

de revisar archivos de gente muerta

y de mandar textos a esas revistas indexadas

que llegan a la mitad del ojo

</hastío>

<ahogamiento>

algo quiero hacer

se me precipita la garganta

se me anuda la palabra

se me eyacula la razón

se me quema el pan

en la puerta del horno

se me late la mudez

se me seca el oración

se me quiebra la pupila

se me vomita cada almuerzo

en el baño de la casa

se me bautizan los silencios

se me violan las vocales

se me comulgan las renuncias

se me pudre el bótox

de la frente y el cachete

se me callan las anancias

se me tatúan los vacíos

se me silencian los espejos

cada que me lates

como un eco de la próstata

</ahogamiento>

<hastío>

me he cansado de ese hombre

que me habita en el cuerpo

y de cada intento

de partirme el pene en el espejo

me he cansado de esos tanteos inútiles

por vivir sin carbohidratos

y de mis negativas perennes

a amamantar plantas y cachorros

me he cansado del screenshot de los celos

en la pantalla de tu celular

y de esa foto inexistente de mi culo

en el techo del motel

me he cansado de ese beso

en la coca ensalivada

con sabor a lejía de naranja

y de esa hostia que chupé feliz

a los diez años

cuando dios me contestaba

me he cansado de lamer

pupilas que exudan pus

y de mirar escrotos

que se encogen en el frío

de despedir al sol cada tarde

en la sombra de tus caprichos

y de saludar a mi carta astral

en la cruz que dibujas

con la yema de tus dedos

y en la ficción que acaricias

con la punta de tus labios

me he cansado, también,

de inventarme amores

en cada vello del cuerpo

y de escribir poemas

en cada falla del amor

</hastío>

</amante></amado>

</potencia>

</html>

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org