Alfredo Lemon | Argentina

Etiquetas:    


BiografíaPublicacionesAutores Recomendados

Alfredo Lemon (Córdoba, Argentina 1960) Abogado/ Profesor de Filosofía y Derecho Constitucional.

Poesía
  • «Eclipses, arritmias y paranoias» (1983)
  • «Cuerpo amanecido» (1988)
  • «Humanidad hecha de palabras» (1991)
  • «Sobre el cristal del papel» (2000)
  • «23» (2023)
Ensayo
  • «El mono metafísico» (1991) / Premio Asociación de Escritores Argentinos. 1991

  • Alberto Cisnero
  • Pablo Seguí
  • Diego Brando
  • Andrés Nieva
  • Diego Roel
  • Soledad Vargas

 

Alfredo Lemon

 

Joker

 

Selfies/ emojis/ hashtags
La historia escribe su propio troquelado de sucesos

La gente se nutre de titulares/crónicas/ fakes news
Surfea su tedio en las sinuosas olas del streaming y la web

Te amo Argentina/ país inverosímil
país mío en su mejor versión que no 

El líder/ el héroe/ el virtuoso
fueron fantasmas sin nombre en la sombra

Cada cual despedazó caprichoso
las páginas de una época sin comprensión

Futuro futuro/ giros volátiles
Zumba una mosca atascada en medio del fango

Sin vergeles/ sin lagunas
Tambaleamos entre suertes y fisuras

 

 

Poleas, tuercas y tornillos

 

Accidentes, arandelas sueltas
Simples equívocos transforman cualquier historia

Son sucesos eventuales
que alteran el orden natural del devenir

De súbito y fortuito
salta un engranaje
se arrojan los dados y se golpea el cubilete

La pupila del destino vigila escondida
La fragilidad acecha con facilidad

No es temprano ni tarde para nada
No es bueno ni es malo
Es neutro: ocurre

Difícil salir de la caverna
y asomarse a la luz que la sombra proyecta

Cuerpo sometido al rigor y al desamparo

Juega grande/ algo resta/ queda poco
Todos tenemos una ubicación cuando gira la perinola

Una bala de plata y nada más

 

 

Diamantes


Dos amantes en el centro de la noche

Ráfagas, momentos plenos, fugitivos
junto al fuego de la salamandra

Bebiendo un vino blanco
bajo el frío del cielo
y el barniz de la luna

Espléndidos y eternos
                      apenas vulnerables

 

 

El cofre


La carne está feliz
y quedan muchísimos libros por leer todavía

El deseo es distancia
Está allí, al alcance de la lengua

Desde el paraíso sopla un huracán

El poema no es la realidad
pero simula nombrarla

Lo verosímil es plagio de la mentira

Lo fatal es el gozo de sentirse vivir
Escribir el presente resbalando

Si el ayer vendrá mañana
disfrutémoslo hoy con el espíritu a full

El destino traerá otro intríngulis, otra adivinanza

 

 

Testamento


Ahora sí
La suma soledad
La máxima liberación

No quiero una biografía
Bórrenla

No entraré nunca en la historia
Ni en su estupidez

No tengo un céntimo para Caronte

Dejo una anécdota lacónica
Insignificante

La poesía fue sólo una intuición
Un acto de fe

Entiérrenme en la isla-cementerio San Michele
Junto a Pound, Brodsky, Stravinsky

 

 

“El poema, la más frágil transparencia nupcial”
Luisa Futuranski


Mi distimia se dispara en párrafos efervescentes o imágenes tristes
El planeta sigue girando sobre su órbita de reloj
No hay traspié para el equilibrista temerario
El mundo es inmenso y ajeno en su resplandor terrible
Quemaré fracasos en la hoguera de San Juan
Ofrendaré la vincha del toro en Casabindo
Transformé mis miserias en misericordias
Olvidaré memorias y balances
Delirios y deliquios
Maldiciones y monedas
El nácar refulgente y la abundancia austera
Ningún paraíso se perdió
Y quizás haya un limbo donde se ordenan los hechos
El poema es fatiga/ jaculatoria/ exhumación/ exorcismo
y todo lo demás
Borrón y cuenta nueva
Chapuzón

 

 

El show está abajo


Marionetas al fin, ni la función

ni el espectáculo volverán a comenzar.

Párrafos pobres, versos estériles,
prosa leprosa.

Metáforas y símbolos gastados como trucos
absurdos, tristes en su teoría.

Adiós refulgencia incendiada del mundo.
El eco no devuelve ningún grito.

Aún barajo pocos dados con mis dedos.
Talentos perdidos,
perdigones de perdices.

¿Para qué decir algo de mí?
¿Seré yo quien está en frente de la página?

Recuerdo haber escrito un carnaval en tercera persona.
Fue ante el espejo de un doble y la sombra de Narciso.

Siempre se corre el riesgo de confundir el relato y la realidad.
Entrecruzar la ficción y la confesión, la catarsis y la neurosis.

Luego el tiempo se muere en nosotros.
En la música del ser que oculta las palabras.
El vuelo y el duelo. La sal y la luz.

¿Qué título pondrías al último poema?

La tierra se va cavar.
                       Final animal.
Crisol de cristal.
                  Humo en el humus.

 

 

Pronóstico


Un gnomo juega a las escondidas con niños y palomas
Los moribundos muestras sus uñas negras al atardecer
Arden los enigmas por venir
Arduo es el sendero de la sublimación
Oh vírgenes del luto, perdonen mis errores y resentimientos
El faquir se ahoga entre espirales y claraboyas
El águila destroza a su presa y la esconde
Las raíces de los árboles perdieron fuerza
Aún festeja muerte la vida (y viceversa)
Todo huye hacia el pie de la próxima página
Voy hacia un minuto tardío
Me hundo hacia atrás
Precario y sagrado es todo a la vez
Siempre habrá una ausencia que nunca
Cada caracol carga su suicidio
Los ángeles entregan su elixir y su carroña
A veces las lágrimas saltan al rostro como orgasmos de sanación
Nadie sabe cómo se sigue

 

 

Cotillón de la barbarie


Té y melancolía en una tarde de enero con lluvia

Son horas heridas que habrá que suturar
Afinar para oír lo que no se dice
Abrir el ojo cíclope para ver lo que se viene

Quisiera obviar la reflexión moral
o abstenerme del contexto en que vive el país
pero eso también nutre la raíz conceptual de mi discurso

Vivo abierto a mi época al nombrar
(Algún crítico lo señaló)

En cada vuelta del mundo se estremece la muerte
El ser vuelve sobre sí al origen
La realidad pesa en la columna y en los hombros

La brevedad es rotunda y esplendente
Una tragedia puede cambiar todo

¿Cuándo se está en un comienzo?
¡Cuándo se está en un final?

No irán a un saco roto los derechos humanos
No violarán nuestros deseos

¡A La Roca Tarpeya los corruptos!

El cuerpo y el alma piden fortaleza
Hace falta fe
Resistencia y resiliencia

¡Fervor, por favor!

¿Cómo se escribe/describe esta instancia?
¿Qué deberíamos contar y atestiguar?

Mientras el domador acaricia los perros del infierno,
somos comparsas de la calle del agujero en la media

El amor es inevitable o no será
La verdad, la belleza y la justicia
moran en los cielos verduzcos de Platón

Vendrán meses ansiosos ateos
apocalípticos y solos

No somos moscas cautivas bajo una campana de vidrio

Ilusión: ¿te irás para no volver?

La literatura puede servir de amparo ante tanto desaguisado
Allí cada autor esconde su vulnerabilidad
El destino avanza y la historia es arrasada

Ya termina el día y el viento bufa
Aún no se abren los umbrales del reino
No comerán juntos el lobo y el cordero

Que las palabras desperdigadas
no sigan siendo desperdicios

Un borracho vomita al salir de una cantina
Un mendigo duerme en una iglesia cerrada

 

 

El joven y el mar

 

¿A quién querías vencer
cuando saliste a enlazar al pez gigante?

¿Buscabas sorprender con tu hazaña?

Regresa, temerario titán
hacia la corriente batallando dentro tuyo

Arroja las redes sin esperar prodigios

La lucidez madura en la adversidad
pero la obstinación suele esconder arrogancia

El porvenir está escrito en el agua

El futuro es muy frágil:
demasiado inquietante para entregarse,
demasiado rápido para vivir

El anzuelo queda en el alma

 

 

La brújula del buzo


¿Dónde me conducirás recóndita conciencia?

Entre témpanos y escollos
intenté la dirección correcta,
la recta acción.

La furia de las olas disparó borrascas,
hélices, miasmas, excrementos.

Es preciso bucear profundo para encontrar la esmeralda.
Hundirse muy hondo hasta sentirse salvar.

Pero:
¿cómo discernir lo permanente de lo fugaz,
no enceguecer ante la luz de una centella?

Guíame.

Es fácil perderse al cruzar tantos obstáculos.
Difícil lidiar con la ponzoña de las aguas,
la profanación del aire.

Guíame.

Una ballena se oculta entre los médanos.
Hay cavernas, calaveras, cadáveres.

El mar es una boca abierta.
Cierra sus párpados y abre precipicios.

 

 

 

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org