Consuelo Arriagada | Chile

Etiquetas:    


BiografíaPublicacionesAutores Recomendados

Consuelo Arriagada (Santiago de Chile, 1983) Abogada con estudios en filosofía. Forma parte del Taller Helecho Poético Internacional, dirigido por el poeta Samuel Trigueros. Sus poemas han sido publicados en diversas revistas literarias. Algunos de ellos han sido traducidos al inglés e incluidos en la antología bilingüe. Desarraigo: 18 poetas transfronterizos (Nautilus Ediciones, 2021).

  • «En lo oscuro del sueño/Dans l’ombre du rêve»  (Nautilus Ediciones, 2022)
  • «Rondar el silencio/ Poursuivre le silence » (Buenos Aires Poetry, 2023).

  • María Martín Hernández
  • Marisa Morata
  • Felipe Román
  • Sandra Bruno

 

Consuelo Arriagada

 

 

 

DIA DE INVIERNO

 

Día de invierno lechoso
cristalizado en el marco
abreviarlo cerrando los ojos
escarbando en lo hueco.

La eternidad es el sueño frío
de los estambres de Dios
las cuerdas que no producen vocales.

Floración de rocas plutónicas
bajo la corteza del cuerpo
la cabeza sostiene un nudo que arde.
La eternidad es un estado de la materia.

Ni un gesto de luz redime a una naturaleza
muerta.
La eternidad es latencia de la palabra
en espera.

Krikalev: 312 días en el espacio
5.000 vueltas a la Tierra
retorno a un país inexistente.

La eternidad es el olor que desprenden
las flores cortadas.

 

 

– DESCIENDE ESCUPIDO ENTRE NUBES-

 

No he venido a enumerar las flores
ni los absurdos acordes del pensamiento.
Estoy parado sobre las imágenes del mundo
descargando un susurro de ásperas resonancias
ahogado por el carraspear de los camiones.

No tiene nombre la curvatura del cuello
ni el rezo de los hombros encogidos.

Meandros que se cierran en un parpadeo oblicuo.

Cuando llego me quedo en el umbral
creando figuras de sombra.
Voy en la brisa con las yemas de un ciego
blandiendo cabellos y hojas.
Soy la luz que muerde las escamas
de la cúpula enquistada en la niebla.

Un recién nacido me sonríe.
Pienso:
sólo crean mundos los exiliados.

 

 

PIRA

 

Recojo el sonido
en la hondura del espasmo
desanudo el cuerpo
de la imagen.

Apenas una lumbre
sostiene la presencia,
la sintaxis absoluta
del silencio. 

Palidece
la retórica del mundo
                      sólo entonces
respiro.

 

 

BASADO EN UNA HISTORIA REAL 

 

Nadie nos había presentado,
pero en mi mente
tú señoreabas el sopor
de la niebla invernal
en países cuya tristeza rehúye
el tacto del sol. 

Acababa de cerrar el libro de Baudelaire
cuando escupiste sobre mí
tu perversa carcajada.    

Reímos juntos:
Tú, yo
y el viejo de la pipa
inclinado sobre el lago en la torre de Bolligen. 

Sin embargo, no te has ido
y este juego
ya no me divierte.

Tus maneras de ciprés
tu voz desarrapada
sobrevolando el centro de la gravedad
me descomponen.

Me malinterpretaste,
no soy como tú, amigo.
Te han dado mal la dirección.
En mi cabeza
el viejo Poe replica:
Nevermore.

 

 

ESPACIO EN BLANCO

 

Los pasos de la nieve
rodean la noche
de vasos comunicantes.

En el margen
las palabras se repliegan
y se alza
en corola blanca
una voz
que no es más
que aliento.

 

 

SOLILOQUIO

 

Mi silencio cuesta 50 euros
media hora
es un agujero carcomido
por el ácido
en el estupor silban escuálidas
como otro animal que replica garabatos
hasta lo sórdido
este estar donde no estamos
no apacigua.

 

 

RECORDIS

 

Del silencio
que enhebras
discurren dos calles
la intersección
es ficticia.

El niño se pierde
en un jardín vacío.

El jardín presupone
al niño.

El vacío presupone
al hombre.

El tiempo deslava
rostros
los testigos están
ausentes.

 

 

NOCHES BLANCAS

 

Un ángel recorre la fractura indisponible de los seres.

Viajamos en el ojo de un pez dormido.

El fuego no ha sido alterado por la reducción de la materia.

Bajo las amapolas la hierba crece. 

 

 

POEMA SIN TÍTULO

 

Desmonta el escenario del silencio

sorda la esfera reluciente

no existe el lenguaje 

sólo la iconografía.

 

 

ERRANCIA 

A Roberto Juarroz 

« La sensación de que debiera estar en otra parte
no me abandona nunca,

 

emergidos del destierro
condenados a habitar
el espejo de la sombra
alimentamos el deseo
con la fidelidad de la carencia

ni siquiera cuando no estoy en ninguna parte.

Nos acercamos al umbral
de lo inexistente
sin sospechar
que los pájaros devorarán
el camino de regreso.

Y sé que esa sensación tampoco me abandonaría
aunque estuviera en esa otra parte,

¿Dónde estás
cuándo furtivamente
un pensamiento
se amotina? 

que nadie sabe dónde está,
como nadie sabe dónde está

de un punto a otro. 

ninguna parte ».

 

 

CIUDAD ABANDONADA

 

Palabras olvidadas me susurran al oído

                        asolada por el viento y el espanto

he sido llamada al sacrificio
de un dios antiguo e ignorado

soy el cruel presagio
la catástrofe

           embellecida por la soledad y el desprecio
          desterrada para siempre del laberinto del
tiempo

habla por mí la piedra agrietada
los cristales empuñados del fracaso
la estela de silencio que desprende la muerte
y su arquitectura de despojos

           el aliento del naufragio cubre de vaho
          la extrema geografía de la ausencia.

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org