Verónica Zondek | Chile

Etiquetas:    


BiografíaPublicaciones

Verónica Zondek D. (Santiago de Chile en 1953). Reside en Valdivia desde el 2004.  Poeta, traductora y gestora cultural, licenciada en Historia del Arte en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Incursiona junto a artistas de otras áreas con el fin de crear y explorar posibilidades de nuevas expresiones. Obras recientes: Banda Sonora de Vagido (Canto a la grieta encendida)– viola y composición electrónica Valentina Maza, voz de Verónica Zondek, Valdivia, 2022; Cantata La ciudad que habito (cantata popular de Valdivia) basada en el libro homónimo La ciudad que habito, Compositor: Héctor Harcés Puelma, directora: Hyngrid Kujawinsky, Teatro Cervantes, Valdivia, 2022 y Parque Harnecker, Valdivia 2023. Cantata Otro viento cantará, compositor: Edgar Girtain; directora coros infantiles y adultos- Hyngrid Kujawinsky, director visual y lumínico-Pablo Mois; Teatro del Lago, Frutillar, Chile; y en diciembre 2022 en el Teatro Municipal de Osorno, la Iglesia Luterana de Puerto Montt y el Teatro Municipal de Castro; Ensemble Slander del Virginia Tech Squires: Zondek Songs, Tenor: Brian Thorsett, Compositor: Edgar Girtain, Virginia, USA, 2021; Radioteatro Nomelolvides: Flores para nombrar la ignominia, dirigido por la actriz y cineasta Claudia Aguilera, 2016; En Este cielo: Un malambo de la coreógrafa argentina Diana Theokaridis, música Pablo Ortiz, textos Verónica Zondek, bandoneón Pablo Mainetti, canto Catalina Büchner, tango Aníbal Jiménez, Teatro Municipal Lord Cochrane, Valdivia; video danza Fuego Frío basado en el libro homónimo dirigido por Gonzalo Morales y presentado en vivo en el Aula Magna de la UACh, Valdivia, 2016 y otras muchas exposiciones y libro-objetos con artistas plásticos- grabadores, fotógrafos, pintores, bailarinas, músicos y dibujantes.

Poesía

  • Entrecielo y entrelinea (Santiago de Chile, Ediciones Minga, 1984 y Ediciones Aparte, Arica, 2019.
  • La sombra tras el muro (Santiago de Chile, Ediciones Manieristas, 1985).
    El hueso de la memoria (Buenos Aires, Editorial Ultimo Reino, 1988 y 1995, y Santiago de Chile, Editorial Cuneta, 2011).
  • Vagido (Museo Rayo, Roldadillo, Colombia, Ediciones Embalaje, 1990 y Buenos Aires, Editorial Ultimo Reino, 1991 y Editorial Alquimia, Stgo. 2014).
  • Peregrina de mí (Santiago de Chile, Editorial Cuarto Propio, 1993).
  • Membranza (reunión de sus 5 primeros libros- co-editado por Editorial  Cordillera (Ottawa, Canadá) y Editorial Cuarto Propio Stgo., Chile, 1995).
  • Entre lagartas (Santiago de Chile, LOM Ediciones, 1999).
  • El libro de los valles (Santiago de Chile, LOM Ediciones, 2003).
  • Por gracia de hombre (Santiago de Chile, LOM Ediciones, 2008).
  • La raíz del viento (fotografía de Abel Lagos, Valdivia, Editorial Kultrún, 2008).
  • La ciudad que habito (Valdivia, Editorial Kultrún, Valdivia, Chile, 2012; Ediciones Aparte, Arica, 2021).
  • Instalaciones de la memoria (Fotografía Patricio Luco; Santiago, Chile, Alquimia Ediciones, 2013).
  • Nomeolvides:  Flores para nombrar la ignominia (poesía y radio-poesía, LOM Ediciones, 2014).
  • Sedimentos (reunión de los libros El hueso de la memoria y Vagido en un sólo volumen, Madrid, Amargord Ediciones, 2015).
  • Fuego Frío (poesía, LOM Ediciones, 2016).
  • Una Pequeña Historia (Poesía, Cuadro de Tiza Ediciones, 2018).
  • De a dos (poesía-fanzine), Nueva York, Colectiva Qué Foerte (colectiva+microeditorial Feminista).
  • Ojo de Agua (Antología poética, Lumen, 2019).

Traducciones

 

  • Poemas de Derek Walkott (Santiago de Chile, Ediciones Bajo el Volcán, 1994).
  • Poema sobre mis derechos, de June Jordan (Santiago de Chile, Cuadro de Tia Ediciones, 2010).
  • La Morgue y otros poemas, de Gotfried Benn en la revista electrónica No retornable, Vol. 12., UACh Ediciones, 2021).
  • El bebé de la muerte y otros poema de Anne Sexton, Santiago de Chile, Ediciones Calabaza del Diablo, 2014.
  • La muerte de los padres, de Anne Sexton, Zindo & Gafuri, Buenos Aires, 2018.
  • Red Doc> de Anne Carson (D.F. México, Ediciones Trilce, 2017; LOM Ediones, Stgo. de Chile, 2018; Bajo La Luna, Buenos Aires, Argentina, 2018; Ediciones Uniandes, Bogotá, Colombia, 2019).
  • Zumbido poemas de Emily Dickinson (Editorial Universidad de Valparaíso, Valparaíso, Chile, 2018) con Rodrigo Olavarría y Enrique Winter.
  • El mundo es redondo, novela infantil de Gertrude Stein (Editorial Bisturí 10, Stgo., 2020).

 

Muestra de poesía

  • Cartas al azar (en colaboración con María Teresa Adriasola; Santiago de Chile, Ediciones Ergo Sum, 1989)

 

Trabajos e investigaciones

  • El ojo atravesado – correspondencia entre Gabriela Mistral y los escritores uruguayos (epistolario), edición, selección, notas y comentarios de Verónica Zondek y Silvia Guerra (Santiago de Chile, LOM Ediciones, 2005)
  • El ojo atravesado II – Gabriela Mistral entre los uruguayos, edición, selección, notas y comentarios Verónica Zondek y Silvia Guerra (Santiago de Chile, LOM Ediciones, 2007)
  • Gabriela Mistral. Obra Reunida, Mi culpa fue la palabra, idea, edición e introducción Verónica Zondek (Santiago de Chile, LOM Ediciones, 2015).

 

Cuentos infantiles

  • La misión de Katalia (Santiago de Chile, Editorial Faro de Luz, 2002).
  • Hola, ratón con cola (Valparaíso de Chile, Ediciones Libros del Cardo, 2022).  

 

 

Verónica Zondek

 

 

 

(Fragmentos del libro Instalaciones de la memoria, Ediciones Alquimia, Stgo.,2013)

 

 

 

Ninguna carne en ninguna parte.

Ninguna ave.

Ninguna flor.

 

Ninguna huella de zapato.
Ninguna pata de equino.
Ninguna rueda del mentado progreso.

 

Ruinas.
Ex-edificios.
Ex ….

 

Desplome por doquier.

 

Una sombra penetra la tierra con su aguijón.

 

Queda.

 

________________

 

Era de hombres construir monumentos que tocaran el cielo.
Era de hombre intentar lo eterno y ganarle a los dioses.

Hoy el hombre construye para mamar sin sacio la tierra.
Es de hombres el fierro, el dinero y el nombre.
Es de hombres el poder por el poder.

Poder por poder por poder.
Por poder poder.

Por poderlo todo y no importarle nada/
                                                         nadie/
                                                               nunca.

______________

 

Fragmentos de un ayer.

Fragmentos de un otro.

Fragmentos de un hoy.

No hay nada ya que devuelva el rostro.

No espejismos
no vidrios
no cristales
no vanidad.

Un solo en el viento.
Un polvo de tiempo.
Un ojo.

Ya la muerte estuvo
y bailó con sus pies huesudos.

La luz se derrama sobre una calle alongada.

Polvo de entrada y polvo de salida.

Restos.
Resistencia en los bordes.

Lucha estática.

El día.
La noche.

La ausencia de palabras.

 

 

(del libro Por Gracia de hombre, LOM Ediciones, Stgo., 2008)

 

BOQUEO

 

Aire
aire para vivir
dijo
y dio palmadas
e inhaló mierda
y sollozó
lamió su primer vagido
y luego otro
y otro más
hasta que la vida le movió el piso de los ojos
los pies
las uñas y
bailó
bailó boqueando por aire
hasta que ay –
yay-yay
la Violeta no quiso más
vino y se negó
al aire se negó
porque sin cariño
dijo
no hay aire que valga
y
un agujero en su cuerpo se plantó
un querer queriendo se hizo
quiso
no más respirar en la vida
y el águila abandonóle el alma
hasta posar sus dos garras en el aire
aire de cielo rojo y plateado
avión de carne y hueso
arrebujado en celeste vaina
con su gracia Violeta entre las alas
y luego ay –
yay-yay
el suspiro
la negación del aire
aire
aire con veneno para respirar
y el sueño en jaula de oro
y el firmamento azulado tan sólo a veces
pero es más
es peor
porque gris el aire nutre hospitales
invade niños que ni llorar pueden
puro Chile en el tinglado
boqueando como peces botados por la ola
congrios calcinados sobre la playa caliente
público ávido y tibio en las butacas
ávido en el teatro
resuello de trompetas
de trombones/flautas/saxos/traversas
sentado, mullido en el aplauso entusiasta
atento
platea alta y baja
igualado por el oxígeno tan democrático
sorben
sorben un aire expulsado hasta sus tan rosadas orejas
ay –suspiran ternuras
recuerdos
emociones temblorosas
y el gas gotea
gotea de oreja en nariz
de nariz en pulmón
hasta que atroz y tronante
un silencio invade la grieta
y en pleno Moscú
en el invernal y hermoso del Kremlin
boquean
boquean otra vez los cuerpos
bregan
bregan por restos de aire
vida
mi vida amada
mi amada vida
porque aún no acabo de mascar la marraqueta
e irme
y desertar no quiero
bajarme no del tren no puedo
mas el aire se tiñe con intereses
y el yo no vale
no sirve
es número más o número menos
y cuántos
cuántos hay que son tú
que son yo
y esos otros tan ellos
tan humanos
tan despojo de sí mismos
desnudos en la cámara
aullantes en la cámara de gas
desnudos
vergonzados
desnudos
desnudos y vivos
patalean
se apisonan unos a otros
boquean
boquean elegidos los congrios
blancos/negros/colorados
unos sobre otros en pilas
abajo los viejos sin aire
los niños encima sin aire
sin aire las mujeres más arriba
y sobre
sobre toda la humana carroña anfibia
esos
los más fuertes, musculosos y en salud
boquean
boquean sin aire
buscan
gritan
susurran por aire
aire
aire
aire que ya no veo
qué
qué
que me muero
dónde
dónde si no respiro entre el humo
no huelo
no huelo el desecho que somos
la basura hasta el cogote no siento
aire había
aire de peces había
aire de aves
aire para ser de carne
dónde
dónde para bailar
para enamorar dónde
y el clamor de las manitas
el clamor por el espejo
por un último respiro en la imagen
por saber la muerte cierta
antes
antes de
antes de
abandonar.

 

(de Fuego Frío, LOM Ediciones, Stgo., 2016)

 

2

 

Ahora debo recontar esta casa ladeada/ carcomida/ su migaja herida/
enferma/ raída/ escorada hasta la venia/ besada hasta la muerte por dedo
fino/ blanquecina/ muda/ roja de pasión verde/ ahí/ entre esqueletos fríos
y expuestos/ fuera de/                                                        sin regreso.


Memoria/ memoria de lo que un día fue tu casa/ el abandono de tu casa/ el
silbido que la cruza/ que la desmiembra/ que le rompe los vidrios/ le mama
la savia/ para así dejarla/ abandonarla hombre/ ya cansino/ de paso en paso/
no otro el asunto/                                                                       en fin.

 

Ahora renuncias/ te vas/ omites el espejo que pende del azogue/ la imagen
difusa/ suspendida/ y dejas la mesa/ su hule/ las flores de tono plástico/el
inodoro/ la silla de tu costumbre/ los cueros al viento en diseque/ el hurón
ya plaga por doquier (humana estupidez – miren que soltar al bicho y dejarlo
cantando por ahí -) y el viento de siempre/ el nunca jamás de la fábula real/
ahí/ husmeando/ corroyéndolo todo/ mientras el hurón trabaja/ contrapeso
nuestro/                                                                                       natural.

 

Sí/ te vas/ caminas/ metros más/ metros menos/ en el ahora ya desierto/ en
el antes bosque musical/ y comienzas/ construyes nuevamente/ misma casa
otra/ mismos postes/ mismas tablas/ mismo techo.

 

Ilusión.

 

Mas entre tú y yo/ /no otro futuro sino/ un nuevo éxodo/ un abandono/
porque el viento no cesa/ no deja que olvides/ y vuelve/ vuelve en medio
de tu ida/ tu no resistir/ porque sólo buscas/ quieres/ deseas/ deseas
enriquecer/ enriquecer en algo/ no importa cuánto el sudor/ las lágrimas/
el parto con dolor/ con nada/ dar y quitar/ soplo/ bailar y matar/ silbidos/
cantos a la vida/ esa/ la que queda/ más allá de las ínfulas pasajeras/ de los
cielos inabarcables/ la barca eterna/ el mercado de naufragios/ el fracaso
azulado/ blanco/ gris/ retinto/ y sí/ sí señores/ también el pájaro/ el trino/
el chillido/ sí/ rodeados todos en ululo/ en búho partidor de alma/ él/ el
penetrante de pecho/ hiriente/ acalla/ porque respirar es nada/ y la ventolera
envuelve/ aprisiona/ silencia/ silencia el decir/ las palabras en sobra/ y nos
reduce/ nos lía/ nos acota/ por pura gana/ por pura gana de decir:

 

                    tú eres… cielito
                    tú eres.

 

Mas ¿quién escucha tu alarde/ tu escarde?

Tu madre cielito/ tu madre.

 

_____________________________________

 

6

Mira tú/ el tiempo está maleado/ convulsiona/ envuelve los aires con tos
de toro en corral ajeno/ y arremete y ataca y abraza tierras/ hombres/
bosques/ aves/ aguas/ y claro/ perfora/ perfora este silencio petrificado/
en los ayyayyayes asmáticos de hoy/ sólo caudales/ amigos del viento/
afonía en el meollo mismo de la muerte natural.

 

Y qué hacer si el viento es viento/ y nos sigue/ nos persigue/ nos rasguña
el tronco derrotado/ el maduro madurando bajo el sol/ y sigue con
borbotón atragantado a los caídos/ y a los quemados/ y a las playas/ y a
las tinieblas / y …


corre/ corre/ corre a las carreras corriendo el nubarrón/ y puchas/ está
tan amplio el firmamento que ya no sé/ porque dónde/ dónde están
ellos/ a dónde van/ porque sé/ sé que en boca cerrada no entran moscas/
y aguantan las patas/ y también las garzas/ los cóndores/ las ovejas/
las vacas/ las cabras/ las huemulas/ los faisanes y las liebres/ y bueno/
también los niños y hombres pocos/ las niñas y mujeres tan grandes/ y
las casas/ y todo y todos cierran la boca/ que no entre el viento/ que no
ataque/ que no nos fustigue/ que no nos desarraigue/ que no nos vuele/
aunque arranque de cuajo las hojas/ y crispe/ crispe las aguas sólidas/
avive las llamas/ y arañe los picos cordilleranos.

 

Entonces el grito
el grito
el iiiiiiiiiiiiiii hasta el hartazago
porque no
no quiero vuelo
no
no quiero fuego
no lo quiero subido a la grupa
montado en el viento interminable
no lo quiero calentando superficies
quemando pieles vegetales/ carnales/ rosadas
no lo quiero bailando
no lo quiero incontrolable en medio de orgías
sin goce/ sin amor/ sin carne a la parrilla encendida.
No/ no lo quiero imprimiendo/ sellando/ acariciando banal a ese


el designio real.


Sí.
Manos ajenas.


Banalidad del mal
.

 

 

 

(de La ciudad que habito (2nda edición, Editorial Aparte, Arica, 2021; 1era edición Ediciones Kultrún, 2012, Valdivia)

 

II

 

Es que un río es un río es un río
y un prado es un prado
y un tronco es él
y más nada
que azul y verde y marrón
trinando presente su viaje
porque hoy luz equivale a sol
porque cargada la nube baja y se acerca
y otro trae los tonos
y aunque el río es un río es un río
y un prado es un prado
y un tronco es él
otro que azul y verde y marrón
otro que cae
y entra por ojos tan pardos
tan gris de soplos sin fin
tan verdinegro
que trinos incuba también y oscuro el viaje
porque hoy la luz es luz y anochece
y anuncia ventisca a su arribo
y arracima en bajío pantanoso las nubes
una sobre otra en entrada gloriosa
hasta caer en el ahora aguacero
y soplar y soplar y soplar
el párpado a medio dormir durmiendo
y volar el sombrero
hasta descubrir cabezas de cabelleras en despliegue.
Bienvenido Señor Viento si no vuelas el techo
si el fuego encendido queda
y cubre de abrigo los hombros
que hoy es día de cine en mi casa
y quiero tocar esos cuerpos ilusorios
y amar con tiempo y ternura ancha
a los muy míos
entre gallos y medianoche.

 

 

(Poema inédito en libro, publicado en revista Elipsis (poesía y literatura desde el sur), 2022)

 

ZORZAL


Me agrada este árbol                        árbol                                    árbol.


Me agrada su rama tembloros
                  su cante despojado y frágil.
Me agrada la memoria del verdor.
Me agrada cuando el viento su temblor
y me agradan sus perladas gotas pasmadas.
Me agrada el entramado fino
                 y su calado presumido.
Me agrada el pelón de la rama encumbrada
que está ahí y en sol sostenido                            y firme
aguanta a ese extraño pico dorado


tan agarrado
tan zorzal de cualquier lado


tan gris
tan como el día por mí amado.


Ese pajarillo que veo
                         sueña con ojos fijos en la lejanía
                                                             abajo                muy en lo hondo

donde duerme su pulso exaltado
y no respira                                        y no                  nunca toca fondo.


Me agrada ese zorzal que sólo mira.

Me agrada ese punto amarillo y fijo
ese punto que es ofrenda            al azulino.

Me agrada
          porque sólo es     manto y recuerdo         agua y duelo.

Me agrada ese pico desmedido y áureo
                    y el leve temblor que le veo.


Me agrada la sonrisa que aflora en mis labios
cuando viene la vida                                                 y fresca
se yergue escueta
                          cabecea un poco
                         encuentra su punto                                   atenta
abre la escucha al pulso.

 

Me agrada el desafío fosforescente del pico cerrado
                                                                su comentario incisivo cogote
adentro
                                                                su brillo detenido en su muy opaco
velo.
Me agrada su distinción inmisericorde.
Me agrada la lluvia que cae por sus plumas.
Me agrada la mirada adherida al plateado.
Me agrada el canto que ejecuta de vez en vez.

Y                                 para terminar:

                                                digo que cuando el pico dorado de ese zorzal
viene y se planta de cuerpo entero y sin bozal
sobre mi rama desnuda frente al ventanal
no puedo sino
                  observarlo/ ampararlo/ festejarlo
por ser un loco embrujado/ un loco del cielo abajado
por ser guardián                   por romper las aguas encendidas y cetrinas
por habitar este jardín con presencia de río
por ser el recién llegado/ el más común de entre todos los alados
por ser el que me protege/ el que me arropa el corazón
y el que sin titubear                       me habla/me tararea /me dice

con un canto hondo          y                         un esplendor
oye tú-                                    niña vieja
-ven, no lo dudes-                                 plántate aquí

en el entero             mero             medio
                                                           de este muy añoso y misterio.

  

                                            

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org