María Soledad Quiroga | Bolivia

Etiquetas:     ,


BiografíaPublicaciones

María Soledad Quiroga. Poeta y narradora boliviana (Santiago de Chile, 1957). Socióloga por la Universidad Nacional Autónoma de México, trabaja profesionalmente en temas sociales. Se han recogido poemas, relatos y otros textos literarios suyos en antologías de Bolivia, Chile, Colombia, México, Estados Unidos, España, Italia, Gran Bretaña y Alemania, así como en medios electrónicos.

Poesía:

  • Ciudad Blanca (PAP, 1993)
  • Maquinaria mínima (Plural, 1995)
  • Recuento del agua (Plural, 1995)
  • Casa amarilla (Plural,1998)
  • Los muros del claustro (Plural, 2004)
  • Trazo de caracol (Plural, 2011)
  • A tu borde (Plural, 2015)
  • Los padres (infraleve, 2021)

Relato:

  • Islas reunión (Plural, 2006)

Ensayo:

  • Apuntes en el filo: poesía y tiempo en Tres citas impuntuales: tiempo, poesía y falta (El Cuervo, 2021).

 

 

María Soledad Quiroga

 

 

(Los padres, 2021)

 

1

De mañana
mi padre se interna en lo abierto
como si entrara en la música
o entre los árboles
no en el tajo
asiendo el latido de la luz
ingresa en la espesura
las hojas se mueven quebradizas
se hacen vidriosas
lento se desvanece
el paisaje
el frío de julio muerde
y cava el dintel
del tiempo que se abre
sólo bruma
a su paso
y un filo de carbón
fracturando el aire
grava gris
y roca en foliación
ya ilegible
mientras apoya el pie en el abismo
algunas piedras se desprenden
y ruedan
mudas
sin llegar aquí
hasta la mesa de sal
donde quedamos
ensombrecidos.

 

2

Mi madre anidó en sí misma
y devastándose
emprendió viaje
dejó caer una a una sus capas
como planeta que invierte su historia
y busca a ciegas
su núcleo
para desatarlo
pero algo se empeñaba
y seguía su órbita
encandilada
el cuerpo deseaba partir
y rompiendo la gravedad
se multiplicaba
y extraviaba en meteoros
se despojó tanto
abrazando quizá
lo primordial
que no existe
que sólo quedó la piedra
que encendía la chispa
verde
en sus ojos
ante la vastedad
de lo oscuro.

 

3

Cuando partió
nos sumergimos en el tiempo
como en una cera cálida
los ojos de la memoria
nos brotaban como plantas
y nos movimos con ellos
atentos a recoger su huella
antes que la nuestra se grabara
la estancia abrió entonces
su constelación iluminada
aletearon las cosas
en su jaula de pájaros
el lustre ajado
levantó su tornasol
y cayeron palabras
arrasadas
el polvo brilló en su pequeña lumbre
empecinado
y fue fulgor
antes de que todo se apagara
el tiempo arrastró su cola
retirándose
y nos vimos solos
en la cera que se enfriaba.

 

4

Los separó el tajo
ola larga que se extiende horizontal
y no rompe
húmeda arena seca
socavando
la raíz posible
ya imposible fruto
derramado
los anudó el corte
espinas de agua clavadas a todo lo ancho
sutura de la mirada
a todo lo largo de la vida.

 

5

A la sombra de este lápiz
mis padres se reclinan
y me miran
desde entonces
desde el jardín de verano
cuando no los veía
y era el espejo
cada día
donde creía encontrar
sus ojos
y los amaba
con la sed
y las rodillas rotas
de quererlos
sabiéndome otra
siempre otra
suya.

 

6

 Y ahora que son nube
eclipse
puedo verlos de más cerca
detenerme en el grano fino
y abismarme
como ingresando al cuerpo de un planeta
descendiendo peldaños
y epitelios
horizontes de greda
o de granito
para tocar su hechura viva
su latido
en la contigua ausencia
ahora que ya no golpeamos
como la ventana contra el muro
puedo acercarme tanto
y preguntarme
si en verdad estoy o estuve
y hay distancia y esto que huye
o se entreteje sin cesar
algo que pesa y es bruma.

 

Origen

Si una nervadura se trenzó a lo lejos
antes de tu llegada
¿ata tus pasos a su entramado
con ese lazo eres desde los huesos
y crees que te aleja
pasas páginas como olas que se alzan
sin leer el vértigo
porque la marea sube y baja en tu interior
y te moja los ojos
te adentras en la pradera de agua incierta
más allá del punto donde pierdes pie
entonces temes y extiendes la mano
y el lazo te encuentra
basta tocarlo
es el asombro.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org