Roxana Miranda Rupailaf | Chile

Etiquetas:    


BiografíaPublicacionesAutores Recomendados

Roxana Miranda Rupailaf (1982): Poeta Mapuche-Huilliche. Profesora de Lengua Castellana y Comunicación egresada de la Universidad de Los Lagos, Chile. Magíster en Literatura Hispanoamericana Contemporánea de la Universidad Austral. El año 2006 y el 2008 obtuvo la Beca para escritores del Consejo Nacional del Libro y la Lectura por el libro inédito Seducción de los venenos e Invocación al Shumpall, respectivamente. Y en 2012 recibió el Premio Municipal de Literatura de Santiago por Shumpall (Del Aire Editores, 2011).

  • Las tentaciones de Eva (Chile, 2003)
  • Seducción de los venenos (LOM Ediciones, Chile, 2008)
  • Shumpall (Del Aire Editores, Chile, 2011|reedición el 2018 por Pehuen Editores, Chile 2018) Kopuke Filu (Pakarina, Perú, 2017)
  • Trewa Ko (Del Aire Editores, Chile, 2017)
  • Zewpé Mapu (Aparte,2021)
  • Kewakafe (Provincianos, 2022)

 

  • Daniela Catrileo (Chile)
  • Natalia Figueroa (Chile)
  • Jaime Huenún (Chile)
  • Rosabetty Muñoz (Chile)
  • Elicura Chihuailaf (Chile)

 

Roxana Miranda Rupailaf

 

 

De Kewakafe (2022)

 

 

1

Escribir es como golpear
Cuando escribo —por ejemplo—
imagino que golpeo aguas, rocas
la sed de tu garganta.
Hay en mis puños
la potencia, el hambre
de mover una montaña
trisar el cielo de palabras.
He luchado con las bestias
que habitan la noche y sus insomnios.
Y sigo en pie, atenta
en guardia.
Escribir es como boxear
y recibir en los golpes
la furia de las ballenas
la sangre rabiosa de un toro
la garra de un tigre en la mandíbula.
El rostro no es el mismo
después del impacto.
Puñetazo
herida en plena sangre.
La mano que da de lleno en los ojos
las visiones.
Escribo golpeando

con guantes, sudando
por cada movimiento del lenguaje.

 

 

2

Fui a buscar la fuerza de las montañas
Fui a buscarme a mí misma en el sueño
a bañarme el corazón
a limpiarme el espíritu en la cascada.
«Quiero bailar en sus ojos» —le dije al agua—.
«Quiero bailar en sus ojos
y quiero que le duelan al verme».

 

 

3

La vida no es más que un par de golpes
contra la pared
o contra el cuerpo de otro
que es uno mismo.
Unas manchas de sangre en la cara
en la cama
en las manos.
Un pronunciar tu nombre mientras caemos
derrotados del espejo a los abismos.

 

 

4

Y entonces vienes con tus ojos de tigre
a sacudirme el deseo.
El olor de tu pelaje
se extiende por la ciudad
como presagio de muerte.
Quiero verme morir de placer
en los ojos del tigre.
Quiero ver al tigre que te habita ardiendo
sentir tu olor en las ventanas
ser contigo el fuego.

 

 

5

Escuchas la canción de la película
y piensas que eres Rocky.
Analizas las similitudes entre tu vida y la de él.
Te miras al espejo
buscas al tigre en tus ojos.
Haces fintas en el aire
arrojas los puños al reflejo
como si fueras tu peor enemigo.
Subes el volumen de la canción
combinas golpes
agachas la cabeza
giras el tronco
bailas.
Una y otra vez repites la secuencia
hasta el éxtasis.
Se acaba la música.
El tigre te mira desde el espejo.

 

6

Pensaba que no te asustan las palabras
Me gustaba el movimiento de tu cuerpo
la hermosa forma que tenías de enfrentarte
al espejo y a la sombra.
Pensaba que no te asustan las palabras
que estabas entrenado al golpe y al cuchillo.
Que medías con los ojos la proximidad de su desastre
y golpeabas.
Pensaba que no te asustan las palabras.
Pero el silencio no es propio de valientes.
Se ha roto entre nosotros el lenguaje
y caes derrotado
una y otra vez en mi cabeza.
Y yo pensaba que no te asustan las palabras.

 

 

8

Mantener la distancia
No acercarse tanto.
Golpear sorpresivamente
el rostro
el ojo
la boca
el mentón.
Que tu mano vuelva al cuerpo
que tu puño vuelva a ti.
Protegerse.
Mantener la distancia
mirar
moverse.
Darlo todo en distancia.
Trabajar la sorpresa.
No
no.
¡No acercarse tanto!

 

 

9

A veces juego con tu sombra
Avanzo
retrocedo.
Sudo en esto de buscarte
de presentir el aire
el golpe que ya estuvo
en el que vas a estar.
Adivino el movimiento
avanzo
giro
retrocedo.
Derecha
doble izquierda.
Golpeo la sombra
el cuerpo que me anduvo.
La tibia marca del amor sobre mi rostro.
Golpeo hasta cansarme.
Tu nombre
los nombres
la sombra.
La ausencia del tigre que me mira
va a saltar
y yo la espero
—en guardia—
preparada.
Sé contragolpear
y me dispongo a darlo todo.

 

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org