Leni Flores | Bolivia

Etiquetas:    


BiografíaAutores Recomendados

Leni Flores (Cochabamba, 1989) Estudió Filosofía en la Universidad Católica de Bolivia y Escritura Creativa en la Universidad de Nueva York. En la actualidad, enseña Historia y Teoría literaria en la Facultad de Filosofía y Letras de la UCB. Escribe ficción y poesía.

  • How to Carry Water de Lucille Clifton.
  • Cielo nocturno con heridas de fuego de Ocean Vuong
  • Kingdom Animalia de Aracelis Girmay, La Tradición de Jericho Brown
  • Corazones de terca escama de Vilma Tapia Anaya.

 

 

Leni Flores

 

 

Paleolítico 

 

que levante la primera…

 

pisadas susurran    daño y mansedumbre
cuando Otro   ronda    el camino a casa

moldeado por la percusión de los miedos
asoma       riente      el colmillo de la tierra 

¿quién recogerá    ese poder   del suelo?

 

 

 

Vergüenza 

 

de tanto golpear mis pasos

       mi silencio formó callo

vagué numerosas estaciones

          con guijarro en el rastro

cáncer portatil   anidó en mi camino

hasta destruir     mis medias y calzado

                                             pies desnudos    

                                                             solo queda dar un salto

                                                                            sacudir     aquella      vieja

 piel              

 

 

 

Tijera

 

gana el papel a la piedra

cuando la arropa

aunque no pase frío

 

ella

puño de la tierra

hace trampa      

dispuesta       a rendirse

                                              incluso  

                                                               ante    una    hoja 

 

 

 

Al río

 

regalan una margarita al río y él, alborotado, la desgrana

a contracorriente busca el instante en que perdió la respuesta

regalan una moneda al río y él, codicioso, la traga

en el fondo de su lecho tantea la cruz la cara

regalan una canasta al río y él, amoroso, la levanta en su cabeza

un bebé se desgaja del sombrero nuevo

y cae hasta acunarse en regazo de piedra

el río, desesperado, se convierte en leche

tan pronto lo saben las bestias y los hombres de las orillas

toman de él hasta convertirlo en camino

 

 

 

Impuesto a la sal

 

Lágrima

                 déjame abrazarte ahora

                                                                   ya la lluvia cobra sus monedas

 

y no bastan los ojos       y no basta la nariz

solo mi lengua comprende     

donde se fosilizan tus ríos empieza 

                                                        mi sed

 

 

 

Cueva eva eva

 

lengua mansa

de la lluvia 

                                                           que a besos abrió          la boca  

                                                                                            de la montaña

                                                                                               habitar acá

donde 

gota a gota 

año tras año

Ella 

susurró

una casa 

                                            eso quiero

                                                                                           

 

 

 

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org