Sergio Salamanca | Chile

Etiquetas:    


BiografíaAutores Recomendados

Sergio Salamanca (1988). Actualmente trabaja su primer libro.

  • Diana de la noche
  • Joannes lillo

 

Sergio Salamanca

 

(de Maud Gonne)

 

 

Al Jacob, Mariel,

Tío Roche, Nahuelbuta,

¿un Dior? Javier del Prado,

Ele & Ele (L&L)*

En algún lugar de Tahití

¿Gustavo y la marca, eslogan, fonema?

Yo invito;

Entonces

Nos hicimos

El signo de la cruz,

ese signo

que no hace

las paces con nadie

porque nadie

deja el signo en paz.

 

 

Con las sienes pegadas al pensamiento

siamés, cabeza cabeza hermanados, más

nobles que el día, almidonamos al rojo vivo

el pensamiento del suicida, Tú, como nosotros,

como el estigma.

 

 

cuando cese boquiabierto ¿un durazno? salsipuedes y hasta pronto trae

mano cierto cada noche sin salida hacia dónde cada vez menos cuenta

menos que retorna de mi voz ya por fin ni siquiera falta voz cómo era hace

falta sacacorchos trae vueltas en risitas tengo el mango endereza espalda

hombros voy de nuevo mano derecha índice después a cuatro dedos de

aquí a cambio de que por defecto te sigo sí también espalda hombros

índice mano derecha no hace falta cuenta menos cuanta noche por

delante había noche era cómo por defecto cada risa cada vuelta ni

siquiera tengo el mango voy de nuevo mano derecha índice después

derecha por defecto espalda hombros sí también

a cuatro dedos de aquí cada vez menos cuenta menos que risitas

sacacorchos tengo el mango trae vueltas no hace falta de que por

defecto te sigo sí también mi voz ni siquiera di al menos lo mínimo

que médium sea leerme los labios antes traigo noticias de atrás

en voz de la siguiente voz, que de la siguiente voz a las siguientes voces,

subsiste, me atraso en decirlo, espalda hombros endereza no hace falta

índice después de que por defecto sí mano derecha trae cada cuenta.

 

 

O acaso los dictados automáticos de Yeats, que de la boca dormida de

Maud Gonne aparecían oraciones que luego despierta, ella misma leía:

“Y quien soy yo para desnudar el terror ajeno, si todavía me dedico a

sexualizar ahí, donde calamidad de fantasmas tienden a sodomizar

en vano” … “Puedes ver tú los excesos que cuelgan de la punta del lápiz?”

… “Puedo amarillear la garganta tuya con pensamientos que te pondrían

a defecar entero”. Y para cuando la boca de Maud, se llenaba de cólera y baba,

y las palabras transcritas que William iba anotando, eran el recelo mismo

de fantasmas que aprietan la cuerda del ahorcado, hasta que le abría

los parpados y con delicadeza de enfermo, limpiaba su mentón,

recibían el viento de la tarde, a la sombra de la Torre Ballylee.

 

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org