El Chivo Maquínico | Bolivia

Etiquetas:    


El Chivo Maquínico

El chivo maquínico
Youtube
Facebook

ig: @chivo_maquinico

 

Porque nuestro reproductor saltó a la carpeta greencore-doom-punk-satanic-noise, subimos el volumen para hablar con gente independiente e insobornable [¡bendita juventud!]. Colectivos, pandillas y proyectos literarios que apuestan por experimentar y ejercitarse a su manera, al menos, mientras dura el entusiasmo.


El Chivo Maquínico

 

Hablemos sobre El Chivo Maquínico. ¿Desde cuándo y quiénes lo conforman?

El Chivo Maquínico (porque nuestra actividad es ultramundana e inmunda) es una máquina dedicada a una experimentación y exploración transmedial, textual, sonora, audiovisual, performática. Fue conformada hace un año en La Paz y El Alto y tiene dos alas: una, es el blog El chivo maquínico que reúne textos experimentales, propuestas maquínico deseantes, manifiestos, experimentos visuales y otra, de experimentación performática y de ritual burlesco y violento: Los Trances del RoTuRnomiO (TdR). En ambos casos movimientos de lo salvaje xD. Un campo de signos como guerras no acabadas.
Los TdR son el apéndice del chivo maquínico encargado del espectro terreno. Un acontecimiento deformador de todo ambiente. El radio nuclear que revitaliza lo controlado para que estalle por sí mismo. Un culto como cirugía inversa donde en dos ocasiones pidieron mi muerte. En forma de acto, acción, omisión, encuentro o palabra, se logra un descarne en los asistentes, pues el roturnomio es un agente vivo y viscoso. Nos invade su época.
Sofocando fantasmas. Produciendo fantasmas.
Si podría resumir en ‘’nuestro lenguaje’’: El blog del chivo es un arma de transmisión y los trances son máquinas rituales de agitación, experimentación y burla.
Nos hace hablar en lenguas.
El Chivo Maquínico tiene un funcionamiento abierto, si bien está conformado por 4 agentes centrales: Leonardo Nicodemo, Oscar Delgadillo, Nonato Espina y Andrés Marino, colabora continuamente con artistas y proyectos del afuera (humanxs y no humanxs), se ensambla y produce con ellos. Trabajamos con Mateo Olivares, Camila Perales, Winner Zeballos, Oswaldo Calatayud, Trilce Chávez y otrxs artistas, y también algunos cerdos y carniceros, espíritus, entidades maquínicas, agentes terroristas xd, etc.

¿Cuáles han sido las acciones más representativas realizadas hasta el momento?

Los disturbios en la Casa del Poeta, los disparos, son actos del Chivo Maquínico
El calentamiento global es un acto del Chivo Maquínico
La quema de las estaciones policiales en El Alto es un acto del Chivo Maquínico
La creación de un virus es un acto del Chivo Maquínico
La decapitación de Evo Morales y del cerdo es un acto del Chivo Maquínico
El hecho de que cada día te sientes a cagar es un acto del Chivo Maquínico
Las reacciones químicas son actos del Chivo Maquínico
La cirugía que padeció uno de sus miembros es obra del Chivo Maquínico
Los exorcismos, las posesiones, extirpar el espíritu con una pinza, es un acto del Chivote
La infección es una obra del Chivo Maquínico microbiológico
La epilepsia por obra de la electricidad es un acto del Chivo
La larva que larvea en los aparatos es el fluido sexual del Chivo
La creación de una máquina web simulacral que produce contenido viral usándonos como materia proveedora de data es obra del Chivo Maquínico.
Los años turbulentos que han de venir, y que empezaron ya, son obra y terreno del Chivo.

Obras del cabronazx
Si bien el Chivo parte de nosotrxs, es algo más que nosotrxs.

¿Tienen relación con otros proyectos y/o colectivos literarios similares?

Por un lado, mantenemos contactos y ensamblajes de producción con Winner Zeballos y sus obras teatrales de bestialización; con Oswaldo Calatayud y el impulso experimental y performático; con el Síntoma y Trilce Chávez desde la experimentación visual; con Alejandro Uzeda y el Virus del nuevo cine; con el Matadero de La Paz y la exportadora de Carne.

Por el otro, con Dani Lu Gonzáles y su actividad performática junto al DJ VIRUZ; con Schlingsensief, la petición del asesinato del canciller y su programa de MTV; con el accionismo vienés; con Deleuze y Guattari; con Marinetti y Tzara, con lxs letristas, etc. Con los grupos paramilitares que liquidarán bolivia.   AJAAJAJAJ (todo esto es arte).

¿Qué lectura realizan del panorama literario boliviano actual?

El panorama literario boliviano, salvo algunas excepciones, es muy literario. Es decir, muy estetizante. No nos interesa solo la literatura. La literatura, igual que el teatro, es corroída por el internet, por la imagen; cada vez más la imagen, la simulación se traga el mundo. Y esto ya lo entendieron antes los del fanzine SÍNTOMA. 

Y la simulación es una performance. Y esto lo trabajamos con Winner Zeballos (escritor y sujeto dedicado al teatro). Pero no tenemos nada que ver con el teatro. Porque no actuamos de nada, ni hacemos ficción de nada (y somos esquizos respecto de los marcos ficcionales de la literatura). Porque consideramos que toda construcción de acto, de lenguaje, de imagen, sonora, audiovisual, etc. son parásitos que se apoderan de lo real, y lo movilizan. Posesión. No solo el ciberespacio, sino la subversión social y biológica que se avecina y ya ha empezado a posicionarse, a tomar lugar. La subversión tecnológica también, nuevas armas aparecen. Todos estos fenómenos corroen la literatura y el arte, y hay que darles paso, y ser absolutamente contemporáneos.

¿Cuál es el principal problema que enfrentan al ser un colectivo independiente?

Ahora me parece relativamente sencillo pensar y detenerse en los problemas que el medio cultural ofrece, sus carencias y sus excesos. “El mal externo”, además, es cosa harto conocida. Pero hay otro cáncer que corroe los movimientos productivos independientes e institucionales, que dirige los proyectos independientes al naufragio prematuro y a la consolidación de fórmulas muertas en el ámbito académico. Es la ausencia de investigación y la falta de rigor de los procesos investigativos, reflexivos y de producción de conocimiento o movimientos productivos. Es una falta que socava los grupos tanto independientes como institucionales, que los desintegran o los osifican en estructuras muertas, carentes de todo flujo.

Hay que estar a la altura del nuevo parásito. 

La lucha con ese cáncer es una lucha de cada día. La formación y la deformación de la actividad del grupo, y seguramente de otros grupos, es una guerra contra ese cáncer interno, y contra el cáncer de la inmovilidad mundial, que durante esta época se ha acentuado, quizá para su colapso.    

La pregunta que tanto artistas individuales como colectivos debemos plantearnos ahora es, ¿qué hacemos con los nuevos fenómenos? ¿Qué hacemos con la crisis del mundo que todxs parecemos advertir?

¿De qué manera una persona interesada puede publicar en El Chivo Maquínico?

Hay dos movimientos: por una parte, el chivo es una máquina abierta a ensamblarse con otros dispositivos, otros proyectos, otras escrituras, otras prácticas, otros parásitos que perforen su estabilidad, y, a su vez, se dejen perforar por su aparato. Porque en este tipo de relaciones simbióticas la infección no solo es inevitable sino deseable, es un proceso deseante y productivo de movimientos de posesión y desposesión de lo real. Pero la anexión no es arbitraria.

Por otra parte, hay una dirección, un campo de acción en que opera esta máquina. Este sería, si se puede resumir en algunas palabras, lo deseante, lo maquínico, lo animal, el ciberespacio, la política, la agresión, la brujería, el anarquismo, la experimentación, la burla, la imagen, las derivas perversas, la comedia salvaje, los parásitos, el terrorismo, la violentación de lxs narcisxs, la venida del afuera. El campo estético contaminado y socavado por otros movimientos, y a su vez, lo estético socavando la política y la religión, formando nuevas máquinas, híbridas, desterritorializadas y desterritorializantes, máquinas de guerra. 

En esos dos sentidos es que provocamos estos textos, y los recogemos también. Y si hay un trabajo externo que desde su lugar esté trabajando, o se proponga trabajar y extender la línea de estos movimientos, o modificarlos, puede contactarse con nosotrxs, y trabajar y publicar con nosotrxs. Estamos abiertxs, y dirigidxs. El objetivo es claro. Nuestras armas están fabricándose.

Por último, ¿cómo se proyectan en un futuro próximo?

En un futuro nos proyectamos construyendo una ciudad, mejor dicho un estado en el que cada individuo sepa alimentarse sobre el fuego. Una especie de ente inquisitorial mezclado con un concierto de cumbia en el que un grupo de enajenados beba alcohol en los cráneos de los degollados. Un estado en el que los edificios disparen personas a otros edificios y sean los edificios las causas de los grandes males pero nadie pueda derribarlos porque le han quitado a las montañas el don de la “presencia en sí” porque el maldito arcángel San Gabriel había empezado a sacar toda su mierda sobre la presencia en sí sin que nadie pueda callarle la boca. Hasta que una piedra venida desde no se sabe dónde lo derribe e instale el primer estado del terror donde se prohíbe la coexistencia parasitaria. Y así todo acaba porque descubrimos nuestra condición parasitaria que nos aleja de nuestro agente huésped que había sido un gran sorete defecado por un ente irreconocible y exageradamente enorme que nos vale pito. Un futuro de mierda en resumen.

Movimientos artísticos que sean movimientos paramilitares instaurando nuevas religiones sin dios. Porque dios es alcahuete que no puede vender su propio cuerpo, así que lo devoraremos. Canibalismo a FULL y FAST. Porque dios es el comunismo. Que debe ser desintegrado por una performance terrorista. Mientras cabalgamos máquinas sobre el cielo destruyendo y expandiendo lo común. Y asesinando la propiedad mediante ejercicios quirúrgicos. Porque el individuo no existe. Es el gran INFECTO POR EL AFUERA. 

Un futuro que nos invade ahora.  

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org