Lucía Carvalho

Etiquetas:    


 

BiografíaPublicacionesAutores Recomendados

Lucía Carvalho (Santa Cruz de la Sierra, 1993) Ha colaborado en la revista mexicana Errr Magazine entre 2014 y 2016, versión digital e impresa. Desde el 2018 colabora en Liberoamérica, plataforma literaria. El mismo año fue seleccionada junto a 24 poetas jóvenes de Sudamérica para participar de la Residencia Poética en el marco del Festival Internacional de Poesía de Rosario, Argentina. Sus poemas son parte de la antología Autor Libro Nro. 6 de la editorial española Hago Cosas y también en la edición española de Liberoamericanas +100 poetas contemporáneas.

 

– “Fiesta Equivocada”. Editorial Torre de Papel, 2017

-Valeria Román Marroquí (Perú)
-Melissa Sauma (Bolivia)
-Marcia Mendieta (Bolivia)
-Julia Enríquez (Argentina)
-Boris (Ana Martínez) (Argentina)

 
 

Lucía Carvalho

 

 

Una polera que diga

Este cuarto me aprieta 
Las ventanas de cartulina 
decoran muy bien 
ocultan tan bien 
el paso de vida 
Esta silla me succiona
El Neón blanco intermitente 
enceguece los posibles proyectos
Una fila de hormigas 
se pasea por mi cuello
yo las dejo 
que este cuerpo sirva para algo
Creo
y todos los hongos invisibles
perfectos y acondicionados
son lo único que crece y muere
en este cuarto que respira con asma
que se fatiga 
que me castiga
Dame una polera que diga 
Te pusiste la soga al cuello

 
 
Baño maría

Mis huesos no son fuertes
Mis huesos me traicionan
No quieren sostener este organismo
se niegan a mantenerme en pie
Les pido un día más
pero estos huesos se hacen polvo

Y este estómago se comprime
no soporta una mala noticia
no digiere una salchicha

Y estos ojos ya no quieren ver
Me piden que incline la cabeza
que de unos pasos hacia adentro
que siempre esté cerca

Y esta piel que pide sol
no lo tolera
Esta piel se cae
como la cáscara del ajo
por pedazos
Estoy hecha de capas
como los ogros
y estas capas son ligeras
las arranco
las pierdo
las recupero
las cocino
en baño maría

Este cuerpo
se come así mismo
como un guiso

Este cuerpo
lo cubro de barro
y lo entierro

 
 

Charming Man

Sos esa canción que pongo
camino a casa 
y murmuro la letra en mi cabeza  
y a veces se escucha 
hasta afuera

Sos esa letra que me sé de corazón 
(como dicen en francés)
y nunca pude escribir bien 
nunca pude buscarte en francés 

Sos ese día caliente 
al mediodía en la plaza 
Ese día tan caliente 
que mis sandalias de goma se derretían 
yo quedé pegada al suelo
y podría ser que no me despegué  

Si te veo
quisiera contarte que ahora hay cemento en mi jardín 
que ahora hay electricidad en mi campo o monte 

Si te veo
sos la maleta vieja que olvidé en la puerta de la Iglesia 
Ahí guardaba ropa, 
solo ropa 
para que te camufles de morado en las procesiones de octubre

Y quisiera contarte
que ahora esa procesión pasa
por la que es 
ahora
mi calle 
ahora
No me dejan entrar a mi casa
ahora  
sos las ganas de escapar
por el pozo escondido en mi jardín 
 
 

Polvo y purpurina

Un día estás mirando el cielo circular
recostada sobre los frutos de tus hijos
Cada día más cerca del aljibe
te escondes debajo de la cama
y das vueltas hasta encontrar
las manos de tus padres
y ves de nuevo
el cielo circular

Todo es azul
este planeta
el fondo del aljibe
las cortinas de la abuela
mientras miras tus días
proyectados sobre la piscina redonda
que siempre quisiste construir
en el patio de tu casa

Hundes tus pies en esos recuerdos líquidos
Te hundes
Te hundes
y flotas en el cielo circular
en medio de polvo y purpurina
Todo es blanco
Todo es luz
y despiertas en la cuna
para ver una vez más
el cielo circular

 
 

Territorio

Este no es un cuerpo
es  un nido
hecho con ramitas
            
hojas
            
gusanos
            
saliva
Y esta no es vida
es un papel
juego de rol
si tiro los dados

¿A dónde voy?
¿Decido yo?

Este no es un cuerpo
es un refrigerador
que guarda partes
            
tripas
                        
entrañas
envasadas al vacío
y solo se leen fechas de
expiración
información nutricional engañosa
instrucciones que nadie lee nunca
pero que todos las conocen
y en ese todos no estamos todas
porque sin importar las olas de colores
que se llevan toda la ciudad
Falta
mi derecho
en
este
cuerpo

 
 

Línea 74
 
Yo quería escribir una novela
no un poema 
Pero parece que está cabeza solo suda poemas 
Y por más que la masajeo 
le hago cosquillas
le pongo reguetón 
le cuento chistes malos 
le muestro documentales feos
le leo novelas inalcanzables
Esta cabeza solo escribe poemas 
A veces no los escribe pero se quedan cómodos ahí 
Otras, se comunica con mi sistema motriz y agarran el celular 
abren el bloc de notas y escriben cosas como esta 
yo leo y me parece mierda
Hasta que vuelvo a leer mientras estoy en el micro y digo,
¡Ah ya! Puede ser 
Puede ser que hay música en esta cosa
en este bulto de palabras elegidas al azar
por algoritmos orgánicos de mi cabeza 
Puede ser 
Yo quería escribir un e-mail 
No un poema 

 
 
Eso no está en wikipedia
 
Pienso en la inmensidad de la conciencia virtual que habita mi dispositivo móvil
Pienso en todas esas relaciones que han comenzado y
terminado en este aparato de cuatro punto siete pulgadas y
trescientos veintiseis ppi 

Todos esos toques simbólicos 
Los holas 
Los cómo estás? Qué estás haciendo? Mira esto
Los Stickers
Emociones traducidas en emoticones 
Pienso en toda esa data mía y de ellos
que ni siquiera es nuestra 
Porque aceptamos los términos y condiciones sin leerlos
Sin leernos 
Quizás por eso tengo tantos contactos bloqueados 
porque prefiero esconderme virtualmente 
Quizás ellos se escondieron primero 
Pienso que puede ser que ya no nos une el tacto 
Ni nada relacionado con la presencia física
Nos unen estas historias de emoticones
Esta historias bloqueadas en términos y condiciones 
Estos recuerdos mutilados 
que yo elijo o no mostrarte 
pero que no se le puede ocultar a esta inmensidad radioactiva 
que yo guardo en mi bolsillo 
eterna y efímera 
Una caída y se parte en pedacitos
Un intruso y puedo ser expuesta ante millones 
Mi imagen a los dedos de tantos desconocidos
Una débil contraseña 
Una mala conexión 
y tendría que volver a la vida silenciosa hasta reiniciar 
Hasta renunciar 
a mi vida útil 

 
 
Plazas y plazuelas

Una banca en la plaza
sin sombras
sin descanso
Aquí no quedan árboles,
quedan faroles rotos y basureros vacíos
Este momento virtual que tengo en mi cabeza
es interrumpido.

Corte
            
y reinicio

Vos, con tus piernas abiertas
ocupando el 70 por ciento de la banca
Vos,
ocupando el 80 por ciento del oxígeno
el 100 por ciento de la sombra
y del descanso

Yo hablando
            
conmigo misma
                        
pero en voz alta

Mirándome en el espejo amarillo de tus gafas,
ocupando el 20 por ciento de tu mirada
Ya no se entiende
se enredan las palabras

Se enredan y se caen
y las pisas

Vos y yo, cero por ciento

Yo solo busco sombra

 
 
 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org