Mariana Camelio Vezzani

Etiquetas:    


BiografíaPublicacionesAutores Recomendados

Mariana Camelio Vezzani (Punta Arenas, 1994) Licenciada en Letras y profesora de Lenguaje. Junto a Samuel Espíndola realizó el poema-instalación “El juego de las decapitaciones”. Asistente de edición de Ronald Kay del 2014 al 2017. Actualmente participa del colectivo de escritura y traducción Frank Ocean y prepara la publicación de su primer libro por editorial Jámpster.

Maraña. Panorama de poesía joven. (Editorial Alquimia, 2019).

– Catherina Campillay
– Emiliana Pereira
– Álvaro Gaete
– Emilia Pequeño
– Vicente Oyarzún

 
 

Mariana Camelio Vezzani

 
 
 
maría olvido
(km. 37 sur, isla riesco)

acuéstate sobre el pasto escucha
los farolitos chinos crecen en las lengas
el verano es para copiar su ejercicio
y medir tus propios brazos con el líquen
                  
abre los ojos
seis jilgueros sobre tu cuerpo acostado
su vuelo se suspende
los pájaros se anclan en el aire
imagino hilos transparentes les brotan de la espalda
móvil cruel que aletea
apenas tus ojos sucios
el viento levanta la tierra
que removimos con las uñas
el polvo difumina todas las caras
en la pampa cómo reconocerse
si no hay pluma que aguante un tirón
la sangre brota tiñendo las manos

 
 
seno otway
(playa km. 63 sur)

                  varadas en la playa tres ballenas
                  cantan como el metal
                  se adivina de las profundidades
                  
un chirrido de columpio viejo
                  
tela mojada contra el vidrio
                  
en los canales se escucha
                  
se cimbra en la noche el canto
                  
vibra el agua   –cómo despertarse?

                  antigua caleta balleneros en 1903
                  
comienzan a construir las primeras casas
                  
pero es diciembre de 1967 y
                  
sobre la bahía las playas de Isla Decepción
                  
cae improvisada una lluvia de piedras
                  
solo eso alcanzas a leer
                  
y la voz ya es pura chispa eléctrica
                  
un delirio coleccionista te susurra
                  
bajas por el estero de carbón desembocadura
                  
mientras la boca de tus labios va cantando
                  
que una lluvia pétrea te regaló por fin
                  
ballenas para la repisa
                  
rotulada «cetáceos» de tu colección

                  cuerdas gigantes atas a las ballenas
                  
entiendes que fue siempre un mismo relato:
                  
ellas antes ancladas en la caleta de
                  
la chilena sociedad ballenera
                  
te amarras esas cuerdas a los hombros
                  
y un canto que ya no es tuyo ni el metálico
                  
te ordena que nada más resta que tirar
                  
desembocadura estero arriba
 
 

bartolomé gonzález
(km. 37 sur, isla riesco)

construiste la casa principal
sobre la columna de las focas
cierro los ojos
veo tus manos clavar los huesos
tu boca decir
ésta es la foca más grande
mira sus cicatrices
sus heridas son las vetas de esta casa
la madera se encaja entre las vértebras
la grasa del animal se coloca sobre las tablas
el resto del cuerpo se desecha
veo tus manos tomar sus intestinos
el olor atrajo a las gaviotas
aleteabas tú también para alejarlas
pero eras uno solo contra el hambre
los pájaros quebraron las ventanas
lloraste con el vidrio entre los pies
cierro los ojos
imagino mi propia casa de vértebras
a ti soplando sobre mi frente
dijiste la foca es un depredador terrible
su piel oscurece en los inviernos
cuando se sabe cercana a la muerte
deja la costa y viaja
para morir sola entre glaciares

 
 
comuna río verde

                  la cinemática de la liebre se estudia con un hilo
                  
que sostengo entre mi ojo izquierdo
                  
y el espacio vacío después del salto del animal
                  
un nudo marca la distancia
                  
pienso repetir el gesto
                  
pero la velocidad no se mide con los dedos

                  no se le pegan cardos a las liebres
                  
vadear a los zorros en la estepa
                  
hace que la geometría del movimiento
                  
tenga ángulos rectos
                  
no cavan madrigueras
                  
los lebratos nacen desprotegidos
                  
la cinemática no es una ciencia exacta

                  un ovejero mira los saltos de las crías
                  
desde el puesto a tres horas
                  
de la casa principal y recuerda
                  
un cuento lleno de liebres doradas
                  
asesinadas por los perros

 
 
cerro ladrilleros
(52° 57′ 8” sur, isla riesco)

                  soñé que muerta meditando
                  
yacía sobre algo frío una turbera
                  
el terreno era húmedo e inestable
                  
permanecí allí inmóvil
                  
suspendida por un año un minuto
                  
de pronto sentí movimiento:
                  
una planta diminuta crecía de mi pecho
                  
sobre la piel el brote me frotaba
                  
(todo esto ocurría en la oscuridad)
                  
creció unos centímetros
                  
aparecieron hojas ásperas pegajosas
                  
qué maleza es ésta qué herbario qué clasificación
                  
dos hojas se movían como semáforos
                  
el tallo ensanchado las raíces nerviosas
                  
avanzaron por mis costados punzaron
                  
de ellos brotó también agua
                  
caudal sobre las costillas
                  
de cascadas enflaqueciendo
                  
-levanté la cabeza-
                  
el cuerpo lleno de raíces comenzó a cambiar
                  
la piel húmeda transparente descubrió
                  
fiordos de arterias sobre el pulmón y el estómago
                  
tocando esa superficie blanda
                  
recordé mapas de lugares que no conozco
                  
vi que el caudal llevaba archipiélagos
                  
encerradas en las aguas cordilleras
                  
y otros cuerpos lisos como el vidrio
                  
que vi solo con el tacto
                  
la planta levantó goteando su cabeza
                  
“¿qué haces ahí?” –le pregunté

 
 
sótano de la casa principal
(km. 37 sur, isla riesco)

                  hay zorros que viven debajo de esta casa
                  
su asentamiento siempre ha sido radial y concéntrico
                  
todo túnel lo aprendí de memoria
                  
el ejercicio de dibujar la isla boca abajo
                  
hizo aparecer en el papel un trazado perfecto
                  
de crujires soterrados nocturnos
                  
allí aparecieron también
                  
manchas de musgo que esconden quemaduras
                  
zorros que duermen en esas manchas tibias
                              
sueños de árboles con corteza fotosensible
                              
que imprimen caras cuyos nombres
                              
y genealogía no recuerdo
                  
en el verano vimos pájaros de muchas especies
                  
pero todos de un gris ceniciento
                  
la laguna a medio congelar tiene surcos azules y otros verdes
                  
nada entiendo yo de crujires pero con la lluvia
                  
en cada uno de esos huecos
           
crecerían líquenes amarillos:
                              
durante todos los tiempos en los barcos
           
se han visto fuegos en la punta de los mástiles
           
durante la tempestad se les ha considerado siempre
                              
un signo de protección

 

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Síguenos por redes

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org