Nicolás Guzman Santos | Chile

Etiquetas:    


BiografíaPublicacionesAutores Recomendados

Nacido en Iquique, Chile, el 03 de marzo de 1998. Obtuvo mención honrosa en el IV Concurso De Poesía Juvenil Pablo Neruda. Y ha participado en el I Festival “Matute Poética Transfronteriza”. Actualmente cursa el primer año en pedagogía en lengua castellana y comunicación en la Universidad Arturo Prat.

– Autor inédito

Yerko Ocaranza Sepúlveda
-Kevin Pereira Bugueño
-Briggiet Bruna Araya

Nicolás Guzman Santos

 

(de Articularios, Inédito)

I.

Árbol que jamás existió
Lleno de artículos innecesarios
Pelotas plásticas, pedófilos comunistas
Y una familia de yeso.

 

II.

Niño pródigo de carne y huesos;
Nace, crece, se reproduce
Se vuelve Nietzsche.

 

III.

Aburrido de las mismas porquerías
Hurto el árbol que jamás existió
Lo lleno de artículos de primera necesidad
Poesía, condones, narrativa
Infinidad de estupefacientes.

 

IV.

En él escribo lágrimas, sonrisas
Simplemente no escribo nada
Escribo, por ejemplo:

“El mundo está cambiando
Y cambiará más, el cielo se está nublando
Hasta ponerse a llorar y la lluvia caerá,
Luego vendrá el sereno”.

El nacido no es Sereno; no Jesús; Sino poeta.

 

V.

Un hombre francés de atuendo extraño
Susurra poesía extraña
[Los árboles de navidad son más tristes que los borrachos]

Mientras se exilia al rincón
Se dicta cadena perpetua
Por aquel amor que fue eterno
Mientras el lápiz danzaba.

 

VI.

El rincón de mi habitación es otro mundo
Los atrapa guachos se vuelven ecosistema
Colillas de cigarros paren palmeras
Mientras el hombre francés
Condenado a cadena perpetua
Sigue tirado en la biósfera
Y se convierte en Pachapapá

 

VII.

El otoño nos trae pésimo
¿Volverán a brotar hojas
En aquel árbol tumbado
Comido por animalejos
Sin gotas de agua en las raíces?

¿Realmente volverán a emerger pétalos
De la flor cortada para saber
Si me quiere o no?

 

VIII.

El francés se vuelve petróleo
El rincón; selva y yo, sigo ahogado;
Vivo ahogado; abogando
El filo limítrofe
De las distancias personales.
Lo adyacente al carácter
Casi a punto de detonar
Nublándome la vista, opiando
La fetidez dulce de las margaritas
Con los iracundos de base
Y poesía de andamio.
Ya es invierno; y lo supe
Del verano pasado.

 

IX.

Desde el verano pasado
Que vengo descifrando el clima
Guardé todo tipo de pornos
Pisco, mate y muchos libros
Guardé también popurrís de drogas
Por si te extrañaba, pero no.
No guardé tu amor
Ya que no estaba en lista
De artículos de primera necesidad.

 

X.

Pensando en tus matices
Me prendí fuego
Olvidaba lo que era arder
El francés apelo a los más próximo
Y armonizó la habitación
Subiendo al máximo la radio.

Reloj detén tu camino porque mi vida se apaga
Ella es la estrella que alumbra mi ser
Yo sin su amor no soy nada
Y me empaña una risa de mil trompetas.

XI.

Han pasado sesenta días
El que jamás existió, ahora es cactus
Las colillas palmeras y el pito un singular árbol
El extraño francés golpeado ya no dice nada
El cactus desde su comodidad lanza cuchillos
Espinas, frases y palabras venenosas
Que hieren, como la carta del último adiós.

Y me quemé, quemé la casa, quemé la pieza
El cactus, la carta de adiós, quemé todo
Menos la lista de artículos de primera necesidad
Que sigue contemplando poesía
Condones, narrativa y drogas
Y sigue tachando El amor.

 

Colaboraciones relacionadas

Comenta, que para eso somos una editorial digital

Síguenos por redes

Suscríbete a La Ubre Amarga

Nos encuentras

Proyecto mARTadero | 27 de Agosto con Ollantay | Cochabamba - Bolivia

+591-4-4588778

laubreamarga@martadero.org